Logo, Gobierno ColombiaLogo, Marca País
Logo, Biblioteca virtual para ciegos de colombia
Acceder

Listar por Materia "Literatura Japonesa"

Mostrando ítems 1 al 2 de 2

Resultados de la búsqueda

Lista de resultados

  • Portada no disponible

    Dinos como sobrevivir a nuestra locura 

    Oé, Kenzaburo

    En el relato que da título al volumen, que supuso la consagración de Kenzaburo Oé, el gran autor japonés, galardonado con el Nobel, así como en «Agüi, el monstruo del cielo», vuelve sobre el tema del hijo retrasado para elevarlo a una categoría mítica y alegórica, que, sin embargo, no pierde la ternura y la violencia de la irrefutable proximidad de lo real. En Oé afloran a un tiempo la pérdida y la culpa, el desenmascaramiento de un sistema de mentiras oficiales que intenta esconder bajo el victimismo del vencido las propias miserias morales y los infames y nada casuales errores políticos. Es allí donde los grandes escritores demuestran que la más genuina diversión literaria trasciende hacia el ámbito de la reflexión y del testimonio del valor histórico y social. Un libro que supone una espléndida puerta de acceso a una de las obras más modernas, originales y sugestivas que haya dado Oriente durante el presente siglo. (Tomado de: http://www.agapea.com/libros/Dinos-como-sobrevivir-a-nuestra-locura-9788433906854-i.htm#Dinos-como-sobrevivir-a-nuestra-locura-9788433967633 ) (Fecha de reseña: 23/12/2015)

    Formato: DOCX (Word 2010 o superior)

  • Portada no disponible

    La presa 

    Oé, Kenzaburo

    La historia está basada en los recuerdos de infancia del autor, quien contaba nueve años en los momentos finales de la Segunda Guerra Mundial y vivía en una aldea de la menor de las cuatro islas japonesas principales. Oé explicó después que un profesor de su escuela les había narrado entonces cómo dos soldados americanos habían sido capturados cerca de allí, uno blanco que había resultado muerto y otro negro al que habían conseguido capturar vivo. Este recuerdo de infancia serviría después de base para La presa. Pese a ello, la presencia de un piloto negro en el escenario del Pacífico no es real ya que la única unidad norteamericana formada con pilotos de color nunca llegó a actuar fuera de Europa. En el momento de escribir la historia, Oé no disponía de este dato y basó la narración en un recuerdo tal vez distorsionado, o tal vez en una verdad a medias (quizás el prisionero sí fuera un hombre de color, pero no un piloto, tal vez un corresponsal de guerra). La presencia de un “gigante negro” en la remota aldea sorprende y petrifica de miedo a nuestro protagonista, que sin embargo tendrá el privilegio a partir de entonces de estar muy cerca del forzado visitante ya que éste será encadenado y confinado en el sótano comunal situado debajo de su habitación hasta que en la ciudad decidan su destino. Desde la atalaya de su cuarto, ambos hermanos gozan de un observatorio de excepción que les hace ascender algunos peldaños en el escalafón de sus amigos, sobre todo cuando el hermano m

    Formato: DOCX (Word 2010 o superior)